Yo y yo misma

4 enero, 2019 1 Por ronika
Yo y yo misma

Cuando me dicen que sea yo misma no puedo evitar serlo.

https://pormispecas.es/nuevo-fanzine-fucking-time-subsistiendo-a-los-40/
https://pormispecas.es/tienda/taza-fucking-time/

Soy una especie de alma caótica contenida. Me han educado para contenerme y “comportarme”, pero a medida que pasan los años esa codificación se descompone, se disuelve. Me dicen que soy “anti-todo”. No es cierto. Yo creo en las normas pero no en lo establecido. No creo en lo común pero sí en el sentido común. No soy animal de costumbres.

Como ejemplo una conversación sobre beber vino en copa. ¿Acaso sabe mejor?, a mí me gusta beberlo en vaso de boca ancha y las normas de protocolo me la traen al pairo. Detrás de esta condición se encuentra el hecho de que soy una patosa. A mí la copa siempre se me cae. No tiene sentido que un vaso grande con el peso del vino se apoye en una peana. Es accidente seguro. Quizá otras personas más mañosas o refinadas puedan mantener la copa viva durante toda una velada. No es mi caso.

Otra “costumbre” es la de dormir juntos en pareja. ¿Por qué? si llevo toda la vida durmiendo sola, incluso cuando era pequeña y me asustaban los fantasmas. Ahora que esos fantasmas se han ido ha dado paso a un señor (muy guapo, eso sí) que un día me encontré por la calle y ahora ronca como un descosido a mi lado. Yo también ronco, o eso dice él, pero a mi no me molesta mi ronquido, de hecho es curioso que ni lo oigo, pero el ronquido de él me despierta a cada soplido.

En definitiva, a lo que iba es que ya no me contengo tanto. Será que con los años vamos soltando (yo quizá suelte demasiado, o a un ritmo más acelerado). Quizá por eso un día lleguen las pérdidas de orina, porque hay que ir soltando señoras. Ya no me callo ( algunas veces sí, vale, pero porque ya estoy muy cansada de discutir). Ya empiezo a ser yo misma,en público digo, porque en privado siempre lo he sido para sorpresa del señor que vive conmigo. Y ser yo misma en ocasiones es algo desconcertante. Puedo estar discutiendo de temas políticos tal cual presidenta del congreso y después descoyuntarme viva en un baile sin sentido ni ritmo alguno. Antes tenía ritmo. Pero eso también lo he soltado.

Leer más locuras como esta

Querido fin de semana

Lo que no dices

Idealizandote