¡Qué estrés!

elestresdeserperfecta
estrés

Imposiciones

Ten un cutis fino y firme, combate la celulitis, elimina las arrugas planchándote la cara, un pelo brillante y sedoso sin canas, pecho grande pero no demasiado, ni un solo pelo, borra las estrías, elimina varices, uñas perfectas, ni gorda ni flaca, eleva los glúteos, fuera grasa, no comas, duerme ocho horas, ten hijos pero luego mátate en el gimnasio...SÉ PERFECTA!

Lo que pasa es que la perfección está en ser imperfecta. Con tanta presión no sería raro que un día nos explotara la cabeza. Pero ¿porqué?. Porque detrás de todo ello hay una industria que se lucra con tus complejos, los mismos que ellos te imponen.

Yo decido.

Se supone que es mi cuerpo y yo decido sobre él. Y no hablemos del tiempo que consumimos en depilarnos, maquillarnos, ponernos mil cien mascarillas, arreglarnos el pelo, pintarnos las uñas, elegir que me pongo y encontrar algo que me siente lo suficientemente bien para que la sociedad lo soporte.

Desde pequeñas nos están taladrando con el mismo mensaje constantemente: sé joven. Siempre. WHAT???

Todos estos mensajes forman parte de una construcción social que varía según qué culturas o modas. No es más que eso. Nos preocupamos más de la carta de presentación ante la sociedad, del envoltorio, que del currículum en sí. No estamos atentos a lo que realmente importa, y es de qué estamos hechos. Son nuestros valores y nuestra forma de vida las que nos definen y no nuestra belleza pues la “belleza impuesta” no perdura en el tiempo.

Con esto no quiero decir que no haya que “arreglarse”. Por supuesto que el maquillarse, vestirse con alguna prenda con la que te gustes sube tu autoestima y te aporta cierta felicidad y bienestar. De lo que hablo es de la parte obsesiva, de lo impuesto. De “todo” ese tiempo que hay que invertir para ser socialmente aceptada.

LEE MAS ARTICULOS

TODO LO QUE NO DICES

DIEZ ARTICULOS ECONOMICOS PARA ARTISTAS

COSMETICA DE RIESGO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.