HISTORIA DE UN FATIDICO LUNES DE MIERDA

5min

Ilustración, viñeta, humor.

HISTORIA DE UN FATÍDICO LUNES DE MIERDA EN EL QUE ME TENGO QUE LEVANTAR Y TRABAJAR.

Los lunes son fatídicos. Y los martes también.

Admiro a la gente que se levanta a las 6 o 7 de la mañana como si nada. Y sin resoplar devoran su batido proteíco  y se van a correr. O llegan felices a sus trabajos. Así, con las pilas recargadas. Yo parece que las pilas se me agotan al dormir.

Además tienen niños. De esos que lloran durante la noche y su lamento agudo se te mete en el tímpano para derribar tu cerebro.

Lo peor de levantarse a esas horas es que aún está oscuro y eso te crea una especie de “jet-lag” que arrastras durante todo el puñetero día como un preso sus grilletes. Ni el café me resucita. Hasta las 14 horas no soy persona y, claro, para entonces es la hora de la siesta y vuelta a empezar.

LLegas al trabajo arrastrando los pies, saludas con un simple eh! a tus compañeros. Y justo ese día tu jefe te convoca para reunión. Con los ojos medio cerrados y la mente medio abierta intentas seguirle la corriente.

El capullín de turno de tu compi está acechándote para dejarte en ridículo a la mínima que se tercie y tienes ganas de soltarle un “GILIPOLLAS” más grande que un imperio. Pero te lo callas, Y te lo tragas. Y todo lo que callas se te hace bola.  Oyes un zumbido en tu cabeza, tu cuerpo es una olla a presión a punto de estallar. Pero respiras, como te ha enseñado Trini, la de pilates, llevando el aire profundamente hacia el estómago y soltándolo hasta 8 universos paralelos. Y de tanto aire que te metes te da hambre. Pero para hacer hueco has de tirarte un buen pedo, de esos que suenan como truenos. Pero tu jefe sigue delante, y tú sigues en esa jodida reunión. El pedo empieza a golpearte el estómago y quieres retorcerte del dolor. Empiezas a sudar. Se te derrite el maquillaje. Y lloras. Por dentro claro, para que no te vean. Pero el rimel se te corre igual.

Y así, tal cual, con el rimel corrido, con el pedo que quiere huir de ti, tragándote todas las palabrotas que quieres gritar, intentando disimular ante la perfecta recepcionista de la entrada, llegas fuera, te tiras el maldito pedo que resuena en cada boca de metro, sueltas el aire que Trini te hizo tragar, gritas un JODER, ME CAGO EN… con la rabia acumulada y te das cuenta de que es lunes. Es lunes, JODER, esto sólo acaba de empezar.

 

Si te ha gustado este post, lee este otro

Si quieres seguir sonriendo clica aquí

 

Etiquetado , , , , , ,

1 pensamiento en “HISTORIA DE UN FATIDICO LUNES DE MIERDA

  1. […] Ten un cutis fino y firme, combate la celulitis, elimina las arrugas planchándote la cara, un pelo brillante y sedoso sin canas, pecho grande pero no demasiado, ni un solo pelo, borra las estrías, elimina varices, uñas perfectas, ni gorda ni flaca, eleva los glúteos, fuera grasa, no comas, duerme ocho horas, ten hijos pero luego mátate en el gimnasio…SÉ PERFECTA! […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.